El ozono en España

En España la ozonoterapia está basada en los efectos benéficos del gas en el organismo

que son muy variados. El ozono actúa como antioxidante; inmunomodulador (estimula a los glóbulos blancos, lo que aumenta las defensas del organismo ante agresiones

 

externas como las infecciones, y la detección de células mutógenas que pueden producir cáncer o enfermedades autoinmunes); además a nivel de los glóbulos rojos se incrementa la liberación de oxígeno generando un mayor transporte de oxígeno a las células, mejorando la función celular y la circulación en general; y también es un poderoso germicida: elimina hongos, bacterias y virus.

 

Este conjunto de beneficios hace que las aplicaciones terapéuticas también sean muchas y para distintas enfermedades. Desde carcinomas; esclerosis cerebral y Parkinson; hasta cistitis, trastornos circulatorios, cirrosis hepáticas, hepatitis y enfermedades vesiculares.

 

También se tratan enfermedades reumáticas en general, poli artrosis, hernias discales, artrosis, tromboflebitis y varices; gangrena y ulceras diabéticas; colitis ulcerosa, colon irritable, eczema anal, fisuras y fístulas anales, hemorroides e infecciones genitales.

 

El ozono también se utiliza para curar la piel. Y el abanico de patologías es muy amplio:

cicatrices, heridas resistentes a la cicatrización, dermatológicas en general (abscesos, fístulas, forúnculos, acné, etc.), quemaduras, hongos en general, herpes simple y zoster. La ozonoterapia no es una medicina alternativa, sino que es considerada una medicina natural. Sobre la base de todos los conocimientos que requiere la aplicación del gas, instrumenta los tratamientos con ozono independientemente de la utilización de fármacos específicos o de los posibles desatinos de ellos.

 

Desde este punto de vista, la ozonoterapia no tiene consecuencias colaterales con otros tratamientos. No compite, sino es aleatoria a cualquier otra aplicación médica. Los tratamientos son rápidos, eficaces y económicos. Y consisten en un número de sesiones que varían en cantidad y duración, según la afección que se trata. Las aplicaciones no tienen efectos adversos. La mezcla gaseosa de oxígeno-ozono se puede aplicar de múltiples maneras. En forma local mediante una campana de vidrio o una bolsa plástica acorde a las distintas partes del cuerpo (pierna, brazo, etc.)

 

Ozono

Otro método que se puede realizar es un tratamiento con agua ozonizada de esta forma conseguiremos que el oxígeno llegue directamente a las células rejuveneciéndolas.

 

Dado que el cuerpo necesita oxígeno para producir energía, beber agua ozonizada estimula el metabolismo. Por esta razón no se recomienda beber agua ozonizada después de las 9 de la noche, ya que podríamos despertarnos por la noche con sensación de calor e insomnio.

 

El agua ozonizada oxida metales, incluido el mercurio y los peligrosos PCB que se encuentran en el interior del organismo, haciéndolos más solubles en agua, y por tanto, más fáciles de eliminar.

 

Para ozonizar el agua, colocar la piedra difusora en el extremo del tubo del Ozonador e introducirla en un recipiente con agua. Beber como máximo a los 15 minutos de ionizar, por qué después el ozono desaparece.

Tiempos de ozonización: 5 minutos para un vaso de agua, 15 minutos para un litro. Si no queremos usar el ozono como terapia sino simplemente para depurar el agua, ozonizar al menos 20 minutos, y esperar como mínimo media hora a que se disipe el oxígeno antes de beber. Refrigerar el agua para que no se vuelva a contaminar con bacterias.

 

IMPORTANTE: No ozonizar medicamentos o suplementos nutricionales (vitaminas, hierbas,).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies